LOS MAQUIS EN PERALTILLA

El 4º- día de la Fiesta Mayor del año 1947, hacia las 10 de la noche, tomaron el pueblo los Maquis, era un pequeño grupo formado por siete miembros.

Según sus comentarios, hacía varios días que estaban vigilando el pueblo desde las sierras colindantes.

Los Maquis fueron guerrillas compuestas por soldados republicanos que se exiliaron a Francia al término de la Guerra Civil Española. Muchos de los exiliados se integraron en las fuerzas de la Resistencia Francesa (maquisards) frente a los alemanes, y una vez finalizada la II Guerra Mundial, según se dice, fueron enviados a España para luchar contra el régimen franquista ¡quizás engañados! porque ellos creían, o les hicieron creer, que cuando llegaran a España el pueblo se levantaría en armas y que los aliados les ayudarían, pero no fue así.

Los Maquis que estuvieron en Peraltilla fueron con diferentes fines: para extorsionar a algunas familias pidiéndoles fuertes sumas de dinero como impuesto revolucionario, para asesinar al que fue primer alcalde después de terminada la Guerra Civil y para aprovisionarse de víveres en la tienda, pues según parece iban huyendo hacia la frontera francesa.

Recuerdo que aquella noche, en nuestra casa, estábamos cenando en el patio y llamaron a la puerta, como no estaba cerrada con llave, mis padres dijeron, -adelante-, y vimos aparecer al Sr. Hipólito Craver con tres maquis armados con metralletas, vestidos bastante desarrapados y cubiertas sus cabezas con sombreros de fieltro y barba de varios días. Entraron y dirigiéndose a mis padres les dijeron que abrieran la tienda, pues querían varios artículos, recuerdo que en un saco fueron metiendo artículos de alimentación: salchichones, chorizos, longanizas, quesos, carne, pan, etc.; uno de ellos pidió unas alpargatas, otro que parecía el jefe, preguntó lo que valía todo aquello, pero el otro que estaba en la tienda con él, dijo que de pagar nada de nada, pero el que parecía el jefe dijo, a esta gente hay que pagarle todo, pues son buena gente, y efectivamente, a pesar de que mis padres llenos de miedo, no querían cobrar nada, todo lo pagaron.

Al salir de la tienda, uno de ellos le dijo a mi hermana María, - yo he bailado contigo, más de una vez, para las Fiestas-, y a mi hermano Mariano, –contigo hemos ido de bodegas algunas veces-. Parece ser que este maqui era de Pozán.

El maqui que fue encargado de asesinar a D. Julián Cavero Mediano (casa Julianer, de Sierra) que había sido el primer alcalde después de la Guerra Civil, según comentarios del mismo maqui,"que le invitaron a cenar y que después de estar charlando un buen rato con él lo dejó vivir, porque se dio cuenta de que era un buen hombre, que no merecía la muerte".

Otros maquis fueron a las casas de otros vecinos que en aquellos momentos ostentaban cargos: a casa de Julián Cavero Escario (casa Cavero) Alcalde del Ayuntamiento, que además de exigirle dinero le pidieron que dejara de ser alcalde ,y que si no lo hacía volverían y le matarían, y a casa de Joaquín Sesé (casa Juanario) Secretario del Ayuntamiento, a los cuales les exigieron fuertes cantidades de dinero, que a pesar de ir a amprar (pedir dinero prestado) a las casas vecinas no pudieron reunir, en su totalidad, las cantidades exigidas, puesto que las cantidades eran exorbitantes para aquellos tiempos.

Parece ser que se marcharon por el camino de Pozán de Vero.

Al día siguiente nos enteramos que en el término municipal de Salas Altas, habían ametrallado a cuatro Guardia Civiles, de los cuales uno murió y los otros sufrieron heridas de bala. Se creyó que fueron estos mismos maquis en su retirada a Francia, que como curiosidad siguieron la misma ruta que los soldados republicanos en la desbandada del año 1938.

Alfredo Coronas Nadal